Aprende a reutilizar lo que tiras a diario

Restos de café

En efecto, los restos de café son una auténtica maravilla para reutilizar en el jardín, con fines cosméticos o para la limpieza diaria. Por ejemplo, mezclando restos de café con agua muy caliente podemos conseguir que el agua cuele mejor en el fregadero, y frotándolas desodorizaremos las manos y otras superficies como el frigorífico.
También nos ayudará a desengrasar cacerolas, dar brillo a superficies resistentes a las rayaduras o, atreviéndonos con todo, será muy efectivo para hacernos un pelling corporal o incluso cutáneo con efecto anticelulítico por su contenido en cafeína.

Cepillos de dientes

Ya sea el tradicional cepillo de dientes o el recambio de un cepillo eléctrico, podemos utilizarlos para mejorar la limpieza de la casa. Ahorraremos en estropajos y acabaremos al momento con la suciedad incrustada del baño, de la suela de las zapatillas o de cualquier rincón de difícil acceso.

El agua

La reutilización del agua brinda un sinfín de posibilidades que van desde el riego de las plantas hasta su aprovechamiento para lavar el coche, llenar el depósito del humidificador, añadirla al acuario o, por ejemplo, limpiar distintos objetos.
Recoger el agua de lluvia con barriles de agua o simplemente poniendo cubos para que se llenen cuando llueve es sencillo y muy beneficioso para las plantas. También podemos ayudarlas a crecer si las regamos con el agua de cocción en la que hayamos cocinado vegetales.
Y, cómo no, si al regar las plantas el agua se acumula en el platito, volvamos a usarla para regar otra planta. También podemos reciclar el agua que usamos en la ducha o en el fregadero, siempre que no contengan detergentes ni químicos. Su uso para el riego de un jardín supondría un importante ahorro de agua y dinero.

Revistas y folletos

Las revistas viejas y los folletos publicitarios tienden a acumularse en casa. En lugar de dejar que acumulen polvo o que terminen en la basura, animémonos a reutilizarlas empleándolas para hacer manualidades con los peques de la casa.
Resultará práctico usarlas para hacer flores de papel con las que adornar un regalo o dar vida a un jarrón. Hacer confeti con ellas, guirnaldas, adornos navideños, sobres o, en lo que respecta a las revistas que da pena destrozar, donarlas a un consultorio médico o, si son culturales, a una biblioteca pública.

Latas alimentarias

Reutilizar las latas de aluminio es tan fácil como inspirarse en imágenes como las que incluimos en este post o, simplemente, dejar volar la imaginación y atreverse con cualquier idea.
Hacer un comedero para pájaros (recuerda renovarlo cada cierto tiempo para evitar contagios, advierten los ornitólogos), unos jarroncitos, un objeto de colección decorativo, un alfiletero, un lapicero, un adorno con cintas para que el aire exterior lo convierta en un precioso móvil…

Anillas de latas de refresco

Las anillas de latas de refresco dan mucho juego. Su reutilización puede convertirse en una pequeña gran obra de reciclaje creativo. Serán fácil hacer con ellas todo tipo de bisutería con un mucho de imaginación y otro tanto de paciencia.
Hagamos un móvil colgante, un brazalete, pendientes, pulseras o cualquier otro objeto. Para unirlas utilicemos grapas, hilos o cintas. Será fàcil conseguir muchas y hacer aquello que nos dicte el magín…

Pan duro

El pan duro, uno de los objetos que más acaban yendo al cubo de la basura. Démosle una oportunidad. Siempre que no tenga moho puede reutilizarse en la cocina. Se puede convertir en un ingrediente principal de una sopa de pan, de una deliciosa sopa de ajos, en pan rallado, en picatostes para ensaladas, sopas, cremas y más.
O, cómo no, convirtámoslo en unas irresistibles torrijas. Si preferimos el sabor salado, calentémoslo y transformémoslo en crujientes bases para unos canapés.

Saquitos de té

Las bolsitas de té, así es, pueden reutilizarse de muy diferentes maneras. Antes de que se sequen serán un buen relajante para los ojos. Aplicaremos como como si fuesen dos rodajas de pepino, dejaremos reposar unos quince minutos y listo.
También son eficaces para desinflamar picaduras de insectos y, en general, tienen propiedades anti-inflamatorias. A nivel cosmético, hay quien las utiliza para teñirse el pelo o, más exactamente, para darle una leve tonalida que puede camuflar canas o reforzar el efecto de algunos tintes vegetales.
Dejar secar y usar como absorbeolores para la nevera y otros habitáculos de pequeño tamaño, como cajones, armanios o cajas de zapatos, pongamos por caso, es otra posibilidad. Por último, deshagámonos de la bolsita y enterrémoslo o dejémoslo en la superficie para que sirva como abono.

Tubos de papel higiénico

Los tubos de papel higiénico son una materia prima de gran valor para todo artista del reciclaje que se precie. Podemos hacer montajes cortándolos en forma de rodajas y, tal cual, son ideales como macetitas para plantar semillas o, por qué no, para dejar volar la imaginación e inventar los muñecos más graciosos jamás vistos.

Papel de periódico

El papel de periódico, por último, permite reutilizaciones de lo más variopintas. Desde forrar muebles o libros hasta convertirlo en envoltorio de regalo. También nos harán un gran papel en mudanzas, para proteger las cosas frágiles, e incluso pueden ayudarnos a madurar vegetales y frutas, así como a secar los zapatos húmedos después de un día de lluvia. Para ello, introduciremos unas bolas de papel de periódico en su interior. Por cierto, no lo utilicemos para hacer compost, pues la tinta no es biodegradable.


Viajar barato en familia

Viajar es una forma de conocer nuevas culturas, descubrir diferentes lugares, descansar del estrés cotidiano y disfrutar de tu familia pasando tiempo juntos. Sin embargo, cuesta dinero viajar y es imprescindible tener un presupuesto fijado previamente. Para la mayoría de la gente, hacer un viaje es sinónimo de gastar una enorme cantidad de dinero que podría ser utilizado para otras cosas. Sin embargo, se puede viajar a otra ciudad o incluso otro país sin que cueste tanto dinero.

 

 

 

¡Aquí te damos 5 consejos para realizar un viaje barato con tu familia!

Selecciona el destino y la fecha del viaje con precaución

Al mismo tiempo que viene el deseo de viajar, es importante elegir cuidadosamente el destino que vas a visitar. Es común querer ir a países famosos, pero estos lugares tienen un costo más alto. En poco tiempo, vas a gastar más para comer, moverte y hacer turismo.

El truco es tener más destinos en cuenta, pero que ofrecen varias opciones de turismo y lugares para descubrir. Otro punto es ajustar la época del viaje. En temporada alta, cualquier destino puede ser extremadamente caro y hacer del viaje irrealizable. Por lo tanto, es mejor visitar el lugar deseado o soñado fuera de temporada, lo que te puede permitir beneficiar de grandes descuentos.

Buscar bastante

Una vez tengas decidido el destino del viaje, es el momento de investigar el lugar. El Internet es una herramienta muy importante para buscar información sobre países y ciudades que conoces. Puedes encontrar informes de personas que han viajado a estos destinos y las visitas turísticas elegidas. Con esta información, se puede crear un itinerario para tu viaje, lo que evitará contratiempos.

Establecer un presupuesto para gastar en el viaje

 

 

Una vez realizada la investigación, será fácil establecer un presupuesto para gastar en el viaje. Este punto es el más importante de la planificación y permite evitar sorpresas al final. Empezar a pensar en un valor con el que se sienta cómodo. A continuación, hacer una hoja de cálculo dividida en varias áreas: alimentación, transporte, turismo, compras y emergencias.

Establecer una cantidad para cada categoría y recuerda que debes respetarla. El fondo de emergencia es esencial, ya que si algo fuera de lo esperado sucede, no tendrás que utilizar el dinero destinado a las otras áreas, por ejemplo.

Utilizar millas para comprar boletos

Los billetes es un elemento muy importante del presupuesto de un viaje, y un gran consejo es utilizar millas. La mayoría de las tarjetas de crédito tiene un programa de viajero frecuente, donde cada compra realizada se convierte en puntos. Estos puntos pueden ser canjeados por millas aéreas que pueden ser canjeados por billetes.

Ponte en contacto con tu proveedor de servicios, solicita información sobre el programa de millas y comienza a ganar puntos y ahorrar dinero en este momento. Vale la pena recordar, además, tu tarjeta está registrada en el área de la empresa, su CPF también debe ser registrado en una programa de fidelización y no tiene coste, para no mencionar que se acumulan millas para viajar.

No esperar hasta el último minuto

 

 

Uno de los más importantes consejos para viajar de forma barata es NO esperar hasta el último momento. Con el destino elegido y la investigación realizada, es el momento de empezar a investigar el precio del billete y del alojamiento.

Mediante el pago adelantado, puedes tener muchos descuentos. Una habitación de hotel alquilada dos meses antes de la llegada que pueda salir a un 20% más barato que alquilarla la semana antes del viaje, por ejemplo. Así que empieza a planificar hasta tres meses de antelación para que poder organizar tu presupuesto y viajar más barato.

Hacer posible un viaje barato es algo que depende de la planificación. Establecer el destino y la fecha del viaje, la investigación del lugar, tener un presupuesto y resolver todo con antelación, serás capaz de ahorrar dinero.

 


Ahorrar a la hora de comprar ropa

En este artículo te vamos a dar varios consejos en cuanto a la ropa: en la etapa de la compra así como luego para quedártela más tiempo.

Recuerda lavar la ropa con menos frecuencia

Aunque la idea no es la más atractiva, el hecho de que laves la ropa con menos frecuencia sin duda ayudará a mantenerla más tiempo (pero también a ahorrar tiempo y gastos de lavandería). Por lo que no tendrás que cambiar de ropa tan a menudo como de costumbre. Este consejo es especialmente importante para ciertos artículos como pantalones vaqueros o suéteres que pueden ser usados ​​muchas veces sin la necesidad del lavado, al igual que los suéteres de lana.

Comprar sólo ropa que necesitas

Comprar ropa que se adapte a tus necesidades es la mejor manera de salvar tu presupuesto, ahorrar, ya que no tienes que reemplazar ropa constantemente. Piensa con antelación lo que necesitas, antes de ir de compras para no gastar más de lo previsto.

 Esto puede parecer obvio, pero con la proliferación de tiendas y promociones, es fácil acumular la ropa Cuando lanzas tu corazón en una prenda en particular, si es posible, intenta comprar varias copias.

Incluso los mejores de nosotros a veces sucumben a la tentación de la compra compulsiva

Antes de sacar a toda prisa tu tarjeta de crédito, pregúntate si la ropa que te obsesiona podría combinarse armoniosamente con al menos otros tres artículos de tu armario. Si no es el caso, sin duda sería prudente renunciar y poner freno a sus impulsos. Hay una regla conocida sobre la ropa que es: el 70% de las prendas en el armario debe ser ropa de todos los días, mientras que la ropa favorita debe permanecer casual.

No seas renuente en ir a un sastre

El ideal es, obviamente, encontrar ropa que te quede como un guante, al contrario tener una prenda demasiado larga, demasiado corta, no nos gusta. Así que en lugar de hacer otra compra, no dudes en llevarlo a un sastre. La operación será mucho más barato que comprar una nueva prenda de vestir, y el resultado final será más satisfactorio. Lo mismo ocurre con los zapatos, que a menudo pueden ser reparados por un zapatero.

Hacer todo para mantener tus vaqueros el mayor tiempo posible. 

Puede cambiarse el corte del pantalón, por ejemplo, mediante la transformación de tus pantalones favoritos de un “corte regular”  a un “corte delgado” cuando ya no están de moda, o puedes también volver a darles colores a unos vaqueros viejos opacos gracias un colorante por menos de 10 euros.

Saber obtener el máximo provecho de lo que ya tienes. 

Incluso con un armario bastante básico, es posible variar de manera efectiva los estilos. Ya se trate de una bufanda o corbata, una prenda de vestir se puede usar una docena de maneras diferentes. Sobre la base de las tendencias actuales y haciendo uso de un poco de imaginación, es posible combinar la ropa que ya tienes y seguir la moda: tu presupuesto mensual en ropa bajará.

Comprar la ropa fuera de temporada. 

Determinar los periodos favorables para la compra de ropa permite maximizar el ahorro. Especialmente para los niños, enero y agosto parecen ser los períodos más interesantes para hacer compras puntuales gracias a las rebajas. En general, la compra fuera de temporada es más beneficiosa en lugar de sucumbir a las tendencias actuales que se suelen pagar a un precio más alto.

Saber dónde y cuándo comprar cada elemento 

Si la técnica de ventas privadas se está convirtiendo cada vez más popular, no todos cobran las mismas tarifas. La misma camisa o pantalón incluso puede cambiar su precios considerablemente de una semana a la otra, además de tener un precio diferente según el punto de venta. Asegúrate de que la ropa que se te antoja, se vende al precio más bajo.

Conocer cómo mantener tu ropa

Para proteger tus prendas favoritas, recuerda que debes almacenarla en bolsas especiales o vacunar a tu armario con dispositivo anti-polillas. Para proteger tus suéteres, especialmente aquellos que sólo son lavables a mano, también aprende a expandir y secarlos correctamente.